sábado, 24 de marzo de 2012

libro: Los ojos del perro siberiano

Título: Los ojos del perro siberiano
Autor: Antonio Santa Ana
Editorial: Grupo Editorial Norma
precio en liberías Gandhi: $104

Reseña. El Narrador cuenta (nunca se menciona su nombre, así que le puse narrador nos cuenta de cómo la los 3 años perdió a su hermano, pues a causa de una pelea familiar se va de la casa. 8 años después él regresa, pero en vez de darle una gran bienvenida a Ezequiel, el hermano mayor de Narrador, su padre le grita y su madre llora. Queriendo saber por qué pasó esto, va a su casa en donde es recibido por un perro siberiano. Ahí Ezequiel le cuenta la razón por la que sus padres están molestos: tiene SIDA.

Narrador nos va contando de como es la relación en torno a su hogar y su escuela cuando las personas se van enterando de su enfermedad. Al principio tiene miedo, pero poco a poco se va involucrando con su hermano y nos describe como se la pasa y como el lazo entre hermanos se va estrechando. Además nos cuenta de por qué a Ezequiel le gustan los ojos del perro siberiano.

Opinión

Parece que en la actualidad lo que más hace falta es la tolerancia y respeto, además de un poco de educación en cuanto al SIDA  se refiere. Uno creería que con sólo tocar a la apersona uno se puede contagiar, pero el SIDA, sólo se puede contagiar via sanguínea o por relaciones sexuales. Cuando uno se entera que alguien tiene la enfermedad su mirada cambia, miedo, curiosidad, lástima, entre otros sentimientos.

Además el libro nos explica lo que tiene que hacer el enfermo para vivir durante más días y que sucede si una simple gripa enferma al sidoso. El Narrador, al tener sólo 10 años al principio de la historia nos cuenta lo que siente cuando se entera de la enfermedad de su hermano y como empieza a desobeceder a sus padres sólo para pasar más tiempo con su hermano.

Podemos conocer el final de la historia y no es por nada, pero al carecer de una cura toda persona con SIDA  acaba muriendo no importa cuánto tiempo pase desde que se contagió. ¿Qué harías si te enteras que alguien cercano a ti está enfermo de esta enfermedada? ¿Lo ayudarías? ¿O serías intolerante y te alejarías de él?

Si la cuerda no estuviera delgada, no tendría chiste caminar por ella.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario